Artículos

Plutón en Capricornio sobre el Sol de América Latina (I)

Autor:

La combinación de ciclos de las múltiples esferas temporales que ponen el acento en ciertos “momentos” del cósmico fluir del planetario reloj interplanetario, y de oleadas pulsaciones gravitacionales, como diríamos ahora, o mejor de verdaderos tsunamis paratemporales impactando de lleno en esa masa oscura que pomposamente llamas “La realidad”, y vemos cómo Presente, Pasado y Futuro interactúan entre sí para modificarlo Todo y siendo que es un universo vivo aún no perece. El Síndrome de Haití está a muy pocos pasos de su primer y propia Revolución Plutoniana. Una Plutoniana Primer Revolución Latinoamericana, y no precisamente una revolución de la alegría en medio de unos tristes carnavales... vuelve tus ojos a Haití, y descubre lo que pasa en otra escala allí muy más afuera en el mundo, y en otra escala más pequeña el despertar en tí, del Síndrome de Haití... La famosa Rebelión de los Esclavos... y que si hablamos de esclavos, pues, que hablamos de Blues...
Alejandro Fau | Plutón en Capricornio sobre el Sol de América Latina (I)

“Plutón en Capricornio del Solsticio 2015”,
es una drapie, y me saldrá aburrido y tecnicoso, así que le pongo, y a la mierda:

“Je Suis un negro grasita y murguero”
(Latin Blues con huracanados aires de parches y tambores,
con sangre de murga devenida en cumbia-funky y chacarera,
tocado con farragosas pinceladas de podridas guitarras de Dead Metal -¿cachay?-)
 



Allí cuando el Sol ingresa a Capricornio, el Sol de todos,
ese de ahí... en el cielo de todos... que ves ahí
ese mismo Sol de Todos en el cielo de Todos, digo.
Ese que ves allí, donde lo ves... si ves,
si no es que es que seas tú que estás mirando hacia otro lado...
Ese Solcito de Todo, que así como lo ves, es el Solcito de todos.


Plutón vino una vez, la vez pasada... en 1762, creo que es,
o por ahí... y lo rompió todo!.. y vino al toque nomas,
el toque de todos, un toque de tambores, y también de carnavales
que de graciosos, bien... pues que no tuvieron nada.
Al menos para algunos, creídos, mantenidos instalados
en casa de todos, les vino la revolución... así, como lo ves..


“negritos” Americanos, una “chusma quilombera”,
1791 y en su primera revoluta Saturnera, la de la “realización”,
los “negritos” fueron y plantaron su bandera!
Bandera de la Libertad! la de la primer Revolución de los Esclavos, guantanamera,
Y sabrás tú, que lees los diarios, que hace muy precisamente pocos años
los agarró un mega-terremoto y que les rompió todo a quienes nada ya tenían.


Se llama Haití.
Ay! de tí, Haití, y Ay! de mí,
y Ay! de lo que hay de tí
en todos nosotros, Haití... Tierra de la libertad.




En la colonia francesa de Saint-Domingue los colonos extranjeros poseían grandes patrimonios y territorios debido al dulce cultivo de la caña de azúcar... que al igual que ahora, era un producto muy solicitado en aquella Europa del siglo XVIII. Lores, Duques, Condes, Reyes de doradas coronas y celestiales credos, todos con negocios, con terribles negocios... y con negocios de familia. Pues bien, siempre los grandes males tienen que ver con los negocios. Los sistemas de riego desarrollados en Francia para las siembras de caña de azúcar en la década de 1730 hicieron de Saint-Domingue, que junto a la inglesa Jamaica eran los dos más grandes productores de azúcar del planeta, el emporio del esclavo obligándolos al incesante incremento de la mano de obra muy barata... La riqueza acumulada por los dueños de las plantaciones era una motivación para las revueltas de los esclavos, quienes eran la gran mayoría de la población que allí había... y allá por 1758 fue que los propietarios blancos empezaron a restringir las leyes para poder controlar aún más a los mulatos y a los negros, mediante la imposición de un rígido sistema de clases sociales.

Estaban los blancs, lo colonos europeos y algunos criollos, a continuación, estaban los gens de couleur (gente de color, o esos “negritos”) compuesto por los negros libres y los mulatos... y, por último, la mano de obra esclava quienes se encontraban en una relación de diez por cada blanc. Algunos esclavos cimarrones se refugiaron en los bosques y las montañas y emprendieron una serie de ataques a los dueños de las plantaciones de azúcar y café logrando algunos éxitos ocasionales. Esto sirvió como base para crear grupos de hasta miles de personas para hacer revueltas en contra del sistema establecido. Sin embargo, estos grupos solían carecer de líderes que pudieran llevar a cabo una revolución verdaderamente exitosa. Recién en finales de la década de los cincuenta, el cimarrón François Mackandal emprende una primera revolución de corte medianamente efectivo. Su reconocimiento como sacerdote vudú ayudó a que múltiples personas se sumaran a la rebelión, creando así amplias redes de inteligencia en las plantaciones para planear y asestar los ataques... pero en 1758 Mackandal fue capturado por el ejército francés, y, por supuesto, quemado literalmente en una hoguera a fin de dar ejemplo. Pero aún así las rebeliones continuaron, si bien no con la misma fuerza, con un montón de gente de esas que tienen muchas ganas de cambiarlo todo porque les cambió algo de una idea que tenían flotando en la cabeza.

1La población esclava era el estrato social más bajo, y decuplicaba a toda la población libre mientras que representaba la mitad de toda la población de esclavos del Caribe, y que en aquel tiempo ya se calculaba que era muy cercana del millón. De todos todos estos esclavos, dos tercios eran nacidos en África y eran mucho menos sumisos que el tercio restante, ya nacido en el continente americano. Como la tasa de mortandad excedía la tasa de natalidad, la provisión constante de africanos esclavizados era necesaria para mantener todas esas plantaciones a plena producción. La población esclava declinaba anualmente entre un 2% y un 5% debido a las más que duras condiciones de trabajo, a la inadecuada nutrición por la poca alimentación recibida, una precarísima condición de vivienda, y una atención médica cuasi inexistente... más, siempre hay más, más la angustia psicológica de constituirse, además, en una solitaria mayoría humana de composición 75% masculina. La diferencia entre los esclavos africanos y los esclavos nativos, excedía largamente la simpleza de pensar en su lugar de origen, pues definía muy distintos roles en la sociedad económico-esclavista “dueña” de Saint-Domingue. Mientras que los esclavos africanos padecían las peores condiciones de trabajo en las plantaciones, existía un estrato semi-privilegiado de esclavos urbanos y domésticos que eran empleados como cocineros, sirvientes y artesanos, en que se reclutaba muy preferentemente entre los esclavos nacidos en el Caribe y con muchos ánimos de cambio, esos tilinguitos chichipíos que nunca faltan, bah!, que eran quienes tenían el honor de hacerles los favores... unos negritos y negritas muy simpáticos y complacientes devenidos con los años en lo que hoy sería aquello que llamamos clase media. Se comían sus buenos azotes también, que va! Como los mejores!, aunque más que no fuera porque también englobaban eso que llamaban “los negritos”... ventajas, eso sí, pues ellos tenían más a tiro a casi el 100% de todas esas chicas de su raza, y también a alguna que otra infaltable y descocada blanc. Que como hoy ya sabemos, vea doña, que esto da pá todo, y que pá todo siempre se dado para que tenga sabor... ¡Esa, esa!, ¡Cariñito! ¡Sabrositx, mi Negrx! ¡Y qué Chévere! ¡Qué Chévere! ¡Qué Chévereee! ¡Mamipapasitx! ...perdón, perdón, como decía, que los esclavos africanos no, de eso nada, che... pues ellos nada tenían, venga, que ni a ellos mismos se tenían. Eran y siguen siendo unos esclavos... “¡esxs negritxs!”... ¡Qué Chévere! ¡Qué Chévere! ¡Vámo! ¡Qué también é Carnaval! ...perdón, perdón, como decía: Una puta revolución de la alegría, mire, oiga, doña... Que como anillo al dedo el tal Plutón ese les venía, pasando por encima del Sol, una Plutoniana Revolución de esa sagitariana alegría cuasi infantil al darse en pleno morro la negra y dura pared de la más verdadera realidad... ¡Cabreada negrez que non vederes, mi fiel Sancho!, diría el hidalgo y manchego caballero Don Quijote, que de tanto pelearse con ilusorios molinos los transformó en monstruosos gigantes de puro aburrido nomás para tener con quien pelearse, pero que la tenía bien, pero que re-bien, re-contra clara.


2¿Cuánto tiempo más puede soportar un ser humano en esas jodidas condiciones?  ...pues, parece que un buen rato... Finalmente, el Año Nuevo de 1804 se proclamó la independencia de Haití (o Ayití) con Dessalines como gobernador vitalicio, aunque en octubre se nombró a sí mismo Emperador Jacobo I. Sin embargo, la violencia no había terminado: entre febrero y abril de ese año el nuevo Estado, y desde el Estado, se fomentaría la masacre de los blancos que aún quedaban en el país. Un genocidio étnico que tendría como costo de 3.000 a 5.000 vidas humanas. Los únicos blancos que quedaron fueron algunos extranjeros, soldados polacos desertores del ejército francés, un pequeño grupo de colonos alemanes que se habían establecido en el noroeste del país antes de la revolución, algunas personas con contactos entre los oficiales haitianos, algunas mujeres blancas que accedieron a casarse con hombres de color y una minoría de profesionales altamente cualificados; la masacre dejó una huella histórica que sería usada como propaganda contra Haití en el exterior, como símbolo de que se debían prevenir las revueltas de los esclavos, y un profundo legado de odio racial en todo el país. Irónicamente, la constitución del año siguiente, 1805, referiría literalmente que todos los ciudadanos en Haití... eran «negros». Producto del proceso revolucionario la población haitiana se reduciría, gracias al alto número de muertos y refugiados, de 520.000 a 350.000 se cree al momento de finalizar la guerra. El costo total estimado más finito en bajas humanas que fue de alrededor de 25.000-50.000 colonos civiles blancos, 45.000 soldados británicos, 75.000 soldados franceses y unos 200.000 negros... unos 375.000 todos, ellos todos, todos muertos.


Vemos el mismo tema, en el mismo contexto y el mismo lugar, y que este pasado Solsticio 2015 no parece haber sido un solsticio de invierno muy helado para Haití, sino un solsticio caliente, y un solsticio urgente para América Latina. “El pueblo grita “No mas títeres en las elecciones, BASTA DE MARIONETAS”, y no quieren a Jovenel Moise (de presidente) candidato de los yanquis del partido de Martelly. Las elecciones ya se suspendieron y por dos años.”, dice nuestra corresponsal y gran fotoperiodista barilochense en Puerto Príncipe, “la Negra” Dondoni... “Me encuentro trabajando para una organización humanitaria y viviendo pegada a la brigada médica cubana y desde el viernes no les permiten salir a la calle por medidas de seguridad”, nos dice preocupada, “En Haití, el país más empobrecido de nuestro continente, está muy caliente el tema.”, concluye y ya no dice más, o sí, porque nos manda fotos, claro, que para eso está ahí, fotos de lo que pasa en Haití... ¿Es solo una cosa de negros? ¿de viejos nuevos esclavos? ¿o de un esclavista Imperialismo? ¿o de una muy nueva y “Cabreada Negritud que non vederes, Sancho!”? ¿o de más de lo mismo remixado: de seres humanos hartos del inhumano trato, y que son más inhumanos aún cuando sus revoluciones armadas de machete, lanza y palito, y en aras de la tan ansiada Libertad Humana Igualitaria, definen que los matamos a todos... y, tal vez, más que una revolución sea una utopía más a estas alturas neptunianas, pero quién sabe. Lo cierto es que los negros de nuevo se están cabreando, y 50 años después de Malcom X los Panteras Negras están más vivos que nunca; y aunque los esclavos siguen siendo esclavos sin importar su color u origen, al blanc de cualquier parte y de cualquier bandera, se le viene negra la negra noche de los negritos, que ya no quieren más payasos, ni más dueños, ni más Circos.

 

1

2

 

3

 

4

 

En hipertexto titulares de la cronología de este Solsticio Haitiano hasta ahora.

 

20/12/2015 Haití: un muerto en otra propuesta contra el fraude electoral
21/12/2015 En medio de fuertes protestas por fraude, arranca la recta final para el balotaje del domingo
22/12/2015 Tras reiteradas protestas contra el fraude, aplazan el balotaje presidencial
30/12/2015 Comisión electoral entrega informe sobre denuncias de fraude en las presidenciales
05/01/2016 Oposición rechaza informe de comisión electoral y llama a nuevas protestas por fraude
05/01/2016 Dominicana refuerza su frontera ante el masivo ingreso de haitianos
22/01/2016 El Presidente haitiano confirma que se realizará el balotaje este domingo pese a las protestas y a la renuncia del candidato opositor
23/01/2016 Haití: Se suspende la segunda vuelta de la elección presidencial

23/01/2016 Lo que está ocurriendo en Haití es una auténtica rebelión popular antiimperialista (Por Carlos Aznárez)

25/01/2016 Crisis política en Haití: tras la suspensión del balotaje, manifestantes salen a las calles para que renuncie el presidente
26/01/2016 Crisis política en Haití: la oposición propone conformar un gobierno de transición el 7 de febrero, cuando termina el mandato de Martelly
08/02/2016 Haití: El presidente Michel Martelly finalizó su mandato y habrá gobierno interino hasta que se elija un nuevo presidente
12/02/2016 ONGs piden incluir en la agenda de la OEA el drama de los inmigrantes haitianos en el país
12/02/2016 Haití: el parlamento elegirá este domingo 14 un presidente interino pese a las críticas y protestas del pueblo y la oposición


“No mas títeres en las elecciones,
BASTA DE MARIONETAS”, gritan en Haití
y por ahí gritan también por todas partes.
“No mas títeres en las elecciones,
BASTA DE MARIONETAS”, grita América Latina
“No mas títeres en las elecciones,

BASTA DE MARIONETAS”, grita el Planeta
y dentro de tí hay una voz que te grita que seas,
“BASTA DE MARIONETAS”, te grita la voz,
la voz de Haití, ese Haití que vive dentro de tí.


Más cerca también hay tristes carnavales y una historia que de calcada suena igual. Unos negros grasitas y murgueros, se llevan los palos y los tiros en medio de un siniestro “Carnaval de la Alegría”, donde los blanc brindan con caviar y champagne en medio de una masacre de sangre y fuego. Un creciente descontento de la negritud grasosa vibrando en el aire ya se escucha. Como los negros sones de negros tambores que negros presagios desembuchan... pero esa historia la contaremos luego, pues es hija de ésta, madre de todas las historias desde 1762, de libertades y de revoluciones.