Artículos

El hombre y El Tiempo: Bisiesto, "Venía rápido, y se le soltó un patín..."

Autor:

Probablemente ya habrás notado que cada 4 años el mes de Febrero tiene un día adicional, el 29 de Febrero... y, esto hace que, cada cuatro años, el año que utilizamos como medida los seres humanos tenga 366 días en lugar de los 365 que consideramos "normales"... un año que es más largo, pero.. ¿Por qué? ¿Para qué?
Alejandro Fau | El hombre y El Tiempo: Bisiesto,

A solo efecto de simplificar nuestros cálculos administrativos, y de respetar aquello que sea lo más cercanamente posible a la "verdad", los seres humanos nos metimos de cabeza a calcular cada vez más precisamente el tiempo... Primero contábamos los días transcurridos entre las Lunas Llenas, pero al poco rato (en tiempos históricos, claro) se reveló como un sistema de medición del tiempo muy impreciso, y no nos servía, por ejemplo, para calcular la llegada de las diferentes Estaciones, así que debimos buscar otra cosa. Cuando nuestro conocimiento celeste se incrementó, y pudimos darnos cuenta de que las estrellas y el sol eran un aparato de medición muy preciso, nuestras ideas y nuestras perspectivas cambiaron radicalmente. ¿Cuánto dura un Año Solar exactamente?, nos preguntamos, ¿Cuánto es que tarda la tierra en dar una vuelta al Sol?, ¿Cuántos días son? ...y ahí nomás, y por distintas conveniencias, esos tipitos calvos que sabían de números, economías y estrellas, se pusieron a sacar sus cuentas... Tengan ustedes presente que, no es lo mismo reflexionar sobre la naturaleza del tiempo con un filósofo, que con un albañil defendiendo sus jornales... pero tenían ambos algo en común para unificar la cosa, tanto el filósofo como el obrero, tenían la necesidad de un cálculo preciso de los días para efectuar sus celebraciones religiosas. Así que, siempre a favor de los primeros por sobre los intereses de los segundos, se llegó a un masomenísmo bastante preciso teniendo en cuenta que el desarrollo de las matemáticas por aquellos años, era bastante escaso y muy tosco aún en su propia exactitud de cálculo.

¿Qué hora es?La medición del tiempo, y el discurrir y la cuenta de los años que utilizamos como sistema aquí en occidente, proviene de la cultura Romana. Históricamente, el calendario Juliano, establecido por el emperador romano Julio César, tras encargar su recálculo al astrónomo alejandrino Sosígenes en el año 45 antes de cristo, ya agregaba un día adicional cada 4 años... pero no tomaba en cuenta el pequeño error adicional de 0.007784 días que se acumulaba cada año. Pero la misma Roma, y en éste caso la Iglesia de Roma, fiel custodia de su tradición, y del conocimiento científico de la época, en el siglo XVI descubrió que el año estaba "corrido" 11 días completos, y que la Pascua ya no coincidía con las fechas históricamente correctas, y eso estaba mal, muy mal... Al estudiar y analizar esto, en 1582 el Papa Gregorio XIII ordenó adelantar el calendario oficial por 11 días para compensar el error acumulado hasta ese momento, y estableció una regla adicional a los años bisiestos, que dice que en aquellos casos en que los años fuesen divisibles solo entre 100 y no también por 400 (como el 1.300, por ej.) no fueran bisiestos. Aparte de los 11 días de corrimiento, esta regla es la única diferencia entre los calendarios Juliano y Gregoriano, que es como se conoce a nuestro calendario actualmente.

Un dato interesante en esta discusión por la exactitud "romana", podemos decir que aún existe un pequeño error que se acumula. El calendario Gregoriano hace que cada año tenga 365.2425 días, cuando un año solar tiene 365.242216 días, una diferencia de 0.000284 días, o sea de aproximadamente 24.25 segundos cada año. Aunque podríamos considerar que el número es mínimo, esto causará un error de un día completo en cada aproximadamente 3.000 años, el cual deberá de ser corregido en algún momento.

¿Qué de dónde viene eso de llamarlo "bisiesto"? Históricamente, esto viene del nombre dado al día adicional en el año que impuso Julio César, que originalmente era el 24 de Febrero. Este día, según el calendario romano, era el "sexto día antes del Calendas de Marzo". (Calendas, se denominaba al primer día de cada mes, y el sexto antes de calendas, aquí era el día 23) Como era un día adicional, era el día bi-sexto, que luego se transformó en "bisiesto". Con este término se quiere decir que también es un día con dos "sextas"... la "hora sexta", en la antigua división del día por los romanos, correspondía a lo que hoy llamamos "Mediodía", punto en el que el sol está en su punto más alto. El 23 de Febrero, cada cuatro años, tenía dos "mediodías" (o dos horas sextas) ya que no se agregaba otro día al mes, sino que se repetía uno existente... llegada la última hora del día 23, no llegaba el día 24 (o, según los romanos: "el quinto día antes de Calendas) sino que el día 23 comenzaba de nuevo... Posteriormente, el día adicional se "agregó" al mes, dando nacimiento al día 29 del mes de Febrero, que ya de por sí era considerado un "mes desafortunado" pues era quien tenía menos días entre otras cosas...

Y ya que estamos en dar y resumir explicaciones, y que estamos de bisiestos, contemos también, de "plus", de dónde es que salió "Febrero"... porque hubo un tiempo en el que, junto con Enero, no existía.

Desde mucho antes que al tipito éste, llamado Julio César, se le ocurriera este tema de meter un día más para que le salieran las cuentas, el tiempo y el mismísimo año, se dividía de otro modo, y esto no se modificó durante su imperial reinado... y el año solo tenía 10 meses. El año comenzaba en Marzo y se terminaba en Diciembre...

Los pueblos romanos primitivos tenían diferentes calendarios lunares, cada uno con su propio número de meses, su propia duración del año y de los meses, por ejemplo, los habitantes de Alba Longa tenían un calendario de 10 meses, con una duración de 18 a 36 días cada mes; los de Labinia tenían otro de 374 días distribuido en 13 meses; los etruscos tenían meses basados en la luna llena... y cada uno por su cuenta, y en base a su propia creencia, usaba el que le convenía. El que conocemos como Calendario Romano, que nació para unificarlos a todos, fue creado durante el reinado de Rómulo, fundador y primer Rey de Roma. Comprendía diez meses lunares, de marzo a diciembre. Entre diciembre y el comienzo del año siguiente había un período de tiempo que no correspondía a ningún mes. El Calendario de Rómulo comenzaba en Aries, y culminaba en Capricornio. Es dable acotar que "Calendario" proviene de la palabra "Calendas", que como dijimos antes, cotidianamente se refería al día en que "comenzaba" cada mes, pero era también el del comienzo de Marzo, un "calendas" muy particular... Ese era "el" día, y a partir del cual se comenzaban a contar todos los días. El Calendas de Marzo se correspondía con el grado 0° de Aries de nuestra cuenta celeste. El año acababa el último día de Diciembre, que se correspondía con el grado 30° de Capricornio. El tiempo que seguía era confuso e impreciso, y era parte del dominio de los dioses. Esta idea o concepción del tiempo, nótese es heredada de los pueblos mesopotámicos quienes tenían una misma estructura calendárica. Posteriormente se realizó una reforma, atribuida por los historiadores al rey Numa Pompilio, quien fue el segundo rey de Roma, y entre diciembre y marzo se añadieron dos nuevos meses:

Enero (Ianvarivs): dedicado su nombre a Jano, Dios de las Puertas para los Romanos.

Febrero (Febvrarivs): dedicado su nombre a Februs (Plutón), Dios de las ceremonias de purificación que se celebraban durante ése mes, para expiar las faltas y culpas cometidas durante todo ese año que estaba culminando, con el fin de lograr la redención.

Desde mediados de siglo II, el Año, que hasta entonces había empezado en el mes de marzo, pasó a comenzar el 1 de enero, Mes de Jano, pues él nos abrirá las puertas a lo que vendrá (recuerden que aquí Enero representa al signo de Acuario, y Febrero corresponde a Piscis)

¿Que cuándo lograremos un calendario más preciso que este que tenemos? Pues... quién sabe! Tal vez con éste mentado cambio de la era de Piscis a Acuario, lleguemos a ajustar más nuestros relojes... ¿O habrá que esperar que comience la era de Capricornio?