Novedades

El Hubble descubre la materia perdida del Universo!

El Hubble descubre la materia perdida del Universo!
Aunque el universo contiene miles de millones de galaxias, sólo una pequeña cantidad de su materia normal está contenida en ellas. La mayoría de la materia normal del universo que se formó durante y justo después del Big Bang, debe por tanto encontrarse en otra parte. Ahora, en una extensa búsqueda en la región local, relativamente joven, del universo, unos astrónomos de la Universidad de Colorado en Boulder han encontrado de manera definitiva en el espacio intergaláctico, la mitad aproximadamente de la materia normal (la formada por los denominados bariones) que hasta ahora no había podido ser localizada.

Este importante componente del universo es conocido como el medio intergaláctico y se extiende esencialmente a través de todo el espacio, desde el exterior de nuestra galaxia, la Vía Láctea, a las regiones más distantes del espacio observadas por los astrónomos.

Las preguntas "¿Dónde están los bariones locales?" y ¿"Cuáles son sus propiedades?" están siendo respondidas con mayor certeza que nunca antes. "Pensamos que estamos viendo las hebras del tejido cuya estructura forma la columna vertebral del universo", explica el profesor Mike Shull, de la Universidad de Colorado en Boulder. "Estamos confirmando en detalle que ese espacio intergaláctico, que podría parecer que ha de estar vacío, es de hecho el depósito de la mayor parte de la materia bariónica normal existente en el Universo".

El análisis probablemente representa el estudio más detallado hasta la fecha del espacio intergaláctico que nos rodea hasta unos cuatro mil millones de años-luz de la Tierra.

Los bariones son los protones, los neutrones y otras partículas subatómicas que constituyen la materia ordinaria como el hidrógeno, el helio y los elementos más pesados. La materia bariónica es de la que están hechas las estrellas, los planetas, las lunas e incluso el gas y el polvo interestelares de los que nacen las nuevas estrellas. Conviene dejar claro que la materia bariónica oculta no debe ser confundida con la materia oscura. Ésta última es una forma misteriosa y exótica de materia que se detecta sólo por su atracción gravitatoria.


Valiéndose de los satélites astronómicos Hubble y FUSE, Shull y Charles Danforto buscaron la materia bariónica oculta valiéndose, como si de faros se tratase, de la luz de los cuásares (los centros luminosos de las galaxias con agujeros negros activos) para sondear la estructura, un tanto parecida a una tela de araña, que puebla el espacio aparentemente invisible entre las galaxias. Ese sondeo fue como valerse de una linterna para explorar a través de la niebla un lugar.

Cientos de filamentos de la red cósmica han sido observados.

El equipo también encontró que un porcentaje importante de los bariones residen en los vacíos entre los filamentos.

Dentro de estos vacíos, podría haber galaxias enanas o materia dispersa que podría acumularse con el paso del tiempo hasta convertirse en estrellas y galaxias dentro de miles de millones de años.