Novedades

Descifran un antiguo dispositivo astronómico

Descifran un antiguo dispositivo astronómico
Tras un detallado examen del mecanismo de Anticitera, una maravilla tecnológica sobreviviente de la antigua Grecia, un equipo de científicos descubrió que el dispositivo predecía los eclipses solares, y también organizaba el calendario en ciclos de cuatro años.

Los resultados, que hoy se publican en Nature , sugieren también que el concepto de funcionamiento del mecanismo habría nacido en las colonias de Corinto, quizá en Siracusa. Esto, para los científicos, mostraría una posible relación con Arquímedes. El matemático vivió en Siracusa y murió en 212 a.C., creó un planetario para calcular el movimiento de la Luna y los planetas conocidos, y redactó un manuscrito perdido sobre los movimientos astronómicos.

También existe evidencia sobre la relación entre el complejo dispositivo de engranajes y discos con la isla de Rodas y el astrónomo Hiparco, que estudió las irregularidades en el curso orbital de la Luna.

El mecanismo de Anticitera, o la primera computadora analógica, fue recuperado hace más de un siglo entre los restos de un barco hundido en la pequeña isla de Anticitera, al norte de Creta. Estudios posteriores confirmaron que el dispositivo había sido construido entre 140 y 100 a.C.

Pero sólo ahora, mediante técnicas de estudios por imágenes de alta resolución y tomografías tridimensionales, los expertos lograron descifrar las inscripciones y reconstruyeron las funciones de los engranajes de bronce. El último estudio reveló detalles de los discos sobre la parte posterior del instrumento, incluidos los nombres de los 12 meses de un calendario antiguo.

En el artículo de Nature , el equipo dirigido por el matemático y cineasta Tony Freeth, del Proyecto de Investigación del Mecanismo de Anticitera, en Cardiff, Gales, señala que los nombres de los meses "tienen un origen inesperadamente corintio", lo que sugiere "una herencia que retrocede hasta Arquímedes".

El calendario, así como el resto de las inscripciones, confirma la influencia de la astronomía babilónica sobre los griegos. Las inscripciones revelaron también que uno de los discos se usó para registrar el ciclo de 4 años entre los juegos panhelénicos, "un marco cronológico comnún" entre los griegos.

"El mecanismo -dijo Freeth por vía electrónica- aún esconde muchos misterios. Creemos que no fue el primero, dada su sofisticación y complejidad. Y no comprendemos por qué esta tecnología tan extraordinaria desapareció durante varios siglos para reaparecer en los relojes astronómicos a partir del siglo XIV."