Novedades

Estrellas Hiper Gigantes no están solas

Estrellas Hiper Gigantes no están solas
Las estrellas más brillantes del universo no viven solas, sino que tienen una compañera con la cual pueden llegar a interactuar y afectar el desarrollo de otras estrellas cercanas o de galaxias enteras.

Astrónomos del Observatorio Europeo del Sur analizaron 71 de estas estrellas en seis clústeres distintos de nuestra Vía Láctea, con un detalle que hasta ahora no había sido posible.

Si bien ya se conocían las estrellas dobles o binarias, les sorprendió encontrar que esta situación se presentó en el 75% de los casos estudiados, un porcentaje mucho mayor al supuesto hasta ahora.

Según un comunicado de prensa, las estrellas conocidas como hiper gigantes llegan a tener 15 veces o más la masa de nuestro Sol y son hasta un millón de veces más brillantes, pero de un color blanco o azulado.

Las estrellas hiper gigantes tienen una vida corta y violenta, pero juegan un rol fundamental en la evolución de las galaxias.

Aún más importante, en opinión de los científicos, es que encontraron que la proporción de las estrellas binarias que están lo suficientemente cerca como para interactuar es mucho más alto de lo que nadie había pensado, lo cual tiene "profundas implicaciones de nuestro entendimiento sobre la evolución de las galaxias".

Los astrónomos calculan que hasta el 30% de las estrellas hiper gigantes están relacionadas con eventos violentos.

Además, hasta en 50% de los casos hay una relación de vampirismo estelar. Aunque son relativamente pocas, las estrellas hiper gigantes afectan mucho sus alrededores.

Los vientos solares y golpes de partículas pueden tanto impulsar como detener la formación de otra estrella y su radiación potencia el resplandor de las nebulosas brillantes.

Además, enriquecen las galaxias con elementos pesados cruciales para la vida y están asociadas con los estallidos de rayos gamma, los fenómenos energéticos más poderosos del universo.

Hasta hace poco, los astrónomos relacionaban a las estrellas binarias hiper gigantes como una excepción que justificaba fenómenos extraños como hoyos negros binarios.