Novedades

¿El Oro cayó del Cielo?

¿El Oro cayó del Cielo?
Algunos metales raros y preciosos como el platino, el oro y el iridio podrían haber sido traídos a la Tierra por meteoritos de hierro, según un nuevo estudio a cargo del Dr. Gerhard Schmidt de la Universidad de Maguncia (Alemania), quien expondrá sus hallazgos en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria (EPSC), que se está celebrando en Münster (Alemania) del 21 al 26 de septiembre.

El oro, el platino, el iridio, el paladio y el rodio son ejemplos de elementos altamente siderófilos (HSE), es decir, metales que presentan una tendencia a unirse con el hierro metálico sólido o fundido. Cuando la Tierra aún estaba en formación, su temperatura era muy elevada, y los HSE y otros elementos pesados pasaron de la superficie del joven planeta a su núcleo, rico en hierro y níquel.

Esto lleva a preguntarse por el origen de los HSE hallados en la corteza terrestre. Una de las teorías formuladas es que estos elementos llegaron a la superficie de la Tierra en meteoritos que impactaron en ésta cuando ya se había formado el núcleo.

El Dr. Schmidt y sus colaboradores pasaron doce años analizando las concentraciones de HSE en diversos puntos de impacto de meteoritos y otros lugares de la corteza y el manto terrestre. Al mismo tiempo, estudiaron muestras procedentes de la superficie de la Luna y de meteoritos de Marte.

«Para comprender el origen de los planetas es fundamental conocer la abundancia de HSE en la corteza y el manto de la Tierra, la Luna y Marte», explicó el Dr. Schmidt. «En las muestras que hemos tomado de la corteza superior de la Tierra hemos hallado concentraciones llamativamente uniformes. La comparación de estos niveles de HSE con los de los meteoritos sugiere poderosamente que su origen es cosmoquímico.»

Los análisis del Dr. Schmidt revelaron que las concentraciones de HSE halladas en la corteza terrestre son muy superiores a las observadas en unos meteoritos rocosos denominados condritas, que se formaron a partir de material presente en el Sistema Solar primitivo.

No obstante, las proporciones de HSE encontradas son muy próximas a las vistas en meteoritos de hierro o de roca y hierro. Estos asteroides de mayor tamaño generaban suficiente calor interno como para que su núcleo estuviera formado por metal fundido. El Dr. Schmidt ha calculado que bastarían alrededor de 160 asteroides metálicos de aproximadamente 20 km de diámetro para dar lugar a los niveles de HSE que se encuentran actualmente en la corteza terrestre. Aparentemente, el mismo proceso podría haber sucedido en Marte.

«El primer meteorito encontrado en Marte era de hierro. Fue descubierto por el vehículo Opportunity en enero de 2005», recordó el Dr. Schmidt. «Los análisis practicados en los meteoritos marcianos Nahkla, Shergotty y Zagami respaldan sólidamente la idea de un vínculo con ciertos meteoritos de hierro.»

El EPSC está organizado por la iniciativa Europlanet, financiada con fondos comunitarios, cuyos propósitos son fomentar la cooperación en la investigación europea en el ámbito de la ciencia planetaria, impulsar la competitividad de Europa en este campo, promover la participación europea en importantes misiones de exploración planetaria y, por último, informar a la sociedad sobre la ciencia planetaria. Europlanet está financiada por el área de actividad de «Infraestructuras de investigación» del Sexto Programa Marco (6PM).

Para obtener más información, consulte:

Congreso Europeo de Ciencia Planetaria 2008:
http://meetings.copernicus.org/epsc2008/

Página web del Dr. Gerhard Schmidt en la Universidad de Maguncia:
http://dkcmzc.chemie.uni-mainz.de/~gschmidt/

Europlanet:
http://europlanet.cesr.fr/