Novedades

¿Será KOI-5123.01 Nuestro Nuevo Hogar?

¿Será KOI-5123.01 Nuestro Nuevo Hogar?
Es el mundo que es, por el momento, lo más parecido a la Tierra que hemos encontrado alrededor de otras estrellas. Su existencia está pendiente de confirmación, aunque el telescopio Kepler ha registrado cinco tránsitos hasta la fecha y es probable que futuras observaciones confirmen su presencia.

KOI-5123.01 fue detectado en 2012 por el satélite espacial Kepler. Se encuentra a una distancia de 1873,9 años luz. Su tamaño es de los más similares a la Tierra de cuantos han sido encontrados, aunque ligeramente mayor, con un radio 1,09 veces superior al terrestre y una masa levemente superior, 1,16 veces la de la Tierra, por lo que su gravedad sería algo mayor, pero muy parecida. El exoplaneta se encuentra en la zona de habitabilidad de su estrella, siendo muy probable la existencia de agua líquida en su superficie. Su temperatura media estimada es de -8.15ºC sin efectos atmosféricos. Suponiendo una atmósfera como la de la Tierra, sería de unos 25ºC (10ºC más caliente). Su índice de similitud con la Tierra es de un 93-94%. Orbita en torno a una estrella similar al Sol (tipo G), con un período orbital de 288,9 días.

 

De confirmarse su existencia, el potencial de habitabilidad de KOI-5123.01 es muy elevado. Considerando la abundancia del hidrógeno y el oxígeno en la galaxia, las probabilidades de que tenga agua sobre su superficie son altas. Por su temperatura de equilibrio, su atmósfera tendría que ser extremadamente ligera o densa para que ésta no se encontrase en su mayor parte en estado líquido. Dada la distancia a la que orbita a su estrella anfitriona, es muy improbable que se encuentre anclado por marea, por lo que debería registrar ciclos día-noche como la Tierra. Ésta hipótesis se refuerza mediante la comparación con la velocidad de rotación de los cuerpos planetarios del Sistema Solar, cuya única excepción (Venus) parece ser una anomalía fruto de la colisión con un protoplaneta en sus orígenes.

 

Considerando sus características conocidas, KOI-5123.01 probablemente se trate de un exoplaneta de dimensiones similares a la Tierra, algo más cálido y con una atmósfera ligeramente más densa fruto de una fuerza de gravedad levemente superior. De cara a su potencial para la vida, las tres mayores incógnitas serían su composición atmosférica, la presencia o no de un campo magnético significativo que proteja al planeta del viento estelar y la cantidad de agua sobre su superficie. Los componentes de la atmósfera terrestre, así como del agua en sí misma, son comúnes en el universo y es probable que disponga de ellos (más aún si el planeta cuenta con una tectónica de placas que renueve los materiales sobre su superficie y que evite un vulcanismo masivo como el venusiano, que provoque una concentración excesiva de CO2). Por otro lado, teniendo en cuenta que todos los grandes planetas del Sistema Solar poseen campos gravitatorios (con excepción en Venus, posiblemente por su lenta rotación), es probable que cuente con uno. Algunas de éstas cuestiones podrían ser resueltas mediante el uso de nuevas herramientas, como el Proyecto Espacial Darwin, el Terrestrial Planet Finder, el E-ELT, el GMT, etc.


Idoneidad para la vegetación

 

El exoplaneta KOI-5123.01 es uno de los candidatos a planetas con mejores condiciones para la habitabilidad primaria común. Este baremo, que mide la idoneidad de un exoplaneta para formas de vida vegetales, depende directamente de la temperatura superficial y de la humedad relativa (si se conoce). Frente al valor 1.00 asignado a KOI-5123.01, la Tierra registra 0.72 por su menor densidad atmosférica y mayor lejanía respecto a su estrella.

 

¿Hay Alguien ahí?

 

Según la ecuación de Drake, podrían haber millones de civilizaciones tan sólo en la Vía Láctea. Esta cifra, ampliamente discutida, se ha visto reducida notoriamente con nuevas investigaciones que han insertado en la ecuación los parámetros observados en la galaxia con los medios actuales. El valor real es desconocido, y cualquier cambio registrado en nuevas observaciones, podría traducirse en cifras muy distintas a las actuales. Sí parece haber cierto consenso en que podrían existir otras civilizaciones en la galaxia, aunque su número sería muy inferior al estimado por Drake. Así pues, parece improbable la existencia de formas de vida inteligentes sobre KOI-5123.01, aunque sí podrían darse formas de vida simples e incluso, complejas.

 

Cualquier civilización que pudiese existir en KOI-5123.01, tardaría 1873,9 años en poder enviar o recibir mensajes de la Tierra. Considerando que las primeras señales de radio que fueron emitidas desde la Tierra apenas han podido recorrer unos 200 años-luz, ésta hipotética civilización aún tardaría casi 1700 años en saber de nuestra existencia (y otros 1873,9 en poder enviar una respuesta)