Novedades

Los Privados Se Trepan a la Carrera Espacial

Los Privados Se Trepan a la Carrera Espacial
La NASA firma el contrato para que la empresa de Elon Musk transporte también tripulaciones a la EEI en 2017 pero no dice cuál será la primera de las dos en hacerlo.

La Agencia Espacial Estadounidense (NASA) ha encargado su primera misión tripulada a la Estación Espacial Internacional (EEI) a la empresa privada SpaceX, que trasladará al espacio a un grupo de astronautas en 2017. Una cápsula Dragon de SpaceX, con capacidad para hasta siete personas, llevará por primera vez por encargo de la NASA a un grupo de astronautas y material a la EEI en 2017, permanecerá allí durante siete meses y luego regresará a la Tierra.

 

La cápsula Dragon todavía está en fase de desarrollo y el objetivo compartido de SpaceX y NASA es que se convierta en un sistema de transporte seguro, reutilizable y relativamente barato que la agencia espacial pueda contratar para sus misiones.

 

La Dragon V-2 de SpaceX debe, a partir de finales de 2017, transportar astronautas hacia la EEI en el marco de un contrato de 2.600 millones de dólares firmado con la NASA. La compañía Boeing ya fue elegida también el pasado mes de mayo por la agencia para ofrecer este servicio con su cápsula CST-100 Starliner, con un contrato de 4.200 millones de dólares.

 

x

 

Carrera espacial privada

 

La decisión de quién enviará una misión hacia la EEI en primer lugar no ha sido aún tomada por la NASA, que se se ha limitado a afirmar que las misiones se iniciarán a finales de 2017 «siempre y cuando los prestadores del servicio cumplan todas las condiciones». En la actualidad, la NASA no dispone de vehículos espaciales sencillos que le permitan trasladar en misiones rutinarias a los astronautas de la Tierra a la EEI y se sirve de los cohetes rusos Soyuz, a un precio de 80 millones de dólares por cada astronauta, con lo que el objetivo es abaratar esos costes, y hacerlo además con tecnología de fabricación estadounidense.

 

La Dragon está diseñada para transportar tanto carga como personas a destinos orbitales. Esta cápsula ya hizo historia en 2012 cuando se convirtió en la primera nave espacial comercial de la historia en reabastecer a la EEI y volver después a la Tierra, un hito solo conseguido hasta la fecha por programas espaciales gubernamentales. Es además la única cápsula espacial capaz de traer de vuelta cantidades significativas de carga desde la Estación Espacial.