Novedades

La Primer Estrella es más Joven de lo que Creíamos

La Primer Estrella es más Joven de lo que Creíamos
Información recabada por el satélite europeo Planck indicó que las primeras estrellas del Universo son más jóvenes de lo que indicaban observaciones anteriores.

Científicos a cargo de la sonda espacial detallaron, mediante un comunicado, que los primeros registros que se tienen de una luz emitida en el sistema solar es de 380 mil millones años después del big bang.

Los datos enviados por la sonda Planck muestran que es posible que las estrellas se comenzaran a formar cuando el universo tenia 700 mil millones de años, “lo que indica que se comenzaron a formar tiempo después de lo que creíamos”, detalló Charles Lawrence, científico de la NASA, agencia que también colabora en el manejo de la sonda espacial.

Este nuevo análisis muestra también que las estrellas fueron las únicas fuentes necesarias para explicar la reionizacón de los átomos en el cosmos, y que la mitad de este proceso se había completado cuando el universo tenía una edad de 700 millones de años, explicó el investigador.

Por su parte Jan Taube, investigador de la agencia europea, detalló, “que en una primera fase el espacio era una densa sopa caliente primordial de partículas, en su mayoría electrones, protones, neutrinos y fotones, las partículas de luz”.

En tan denso entorno, el universo apareció como una niebla ‘opaca’, ya que las partículas de luz no podían viajar una distancia significativa antes de chocar con electrones, comentó Taube.

A medida que se expandía, el universo creció más frío y más enrarecido y, después de alrededor de 380.000 años, finalmente se hizo “transparente”. Para entonces, las colisiones de partículas eran muy esporádicas y los fotones podían viajar libremente a través del cosmos.

 



Después de eso, unos pocos cientos de millones de años pasaron antes de que esos átomos pudieran unirse y dar lugar a la primera generación de estrellas.

A medida que nacieron esas primeras estrellas, inundaron sus entornos con luz, que posteriormente partieron los átomos neutros, convirtiéndolos de nuevo en su forma de partículas: electrones y protones.

Las observaciones de galaxias distantes que albergan agujeros negros supermasivos indican que el universo había sido completamente reionizado alrededor de 900 millones de años tras el big bang.

“El CMB nos puede decir cuandos e inicia la época de la reionización y, a su vez, cuando se formaron las primeras estrellas en el universo”, explicó Jan Tauber.

Una primera estimación de la época en que ya era posible la creación de las estrellas, llegó en 2003 del Wilkinson Microwave Anisotropy Probe de la NASA, sugiriendo que el proceso empezó cuando el universo tenía sólo un par de cientos de millones de años de edad.

Ahora la sonda Planck proporcionó nuevos datos para abordar el problema, “las mediciones altamente sensibles han demostrado claramente que la reionización fue un proceso muy rápido, comenzando bastante tarde en la historia cósmica y que había reionizado la mitad del universo con una edad de alrededor de 700 millones de años”, aclaró Jean-Loup Puget del Instituto Astrofísica Espacial en Orsay, Francia, investigador principal del proyecto Planck.

“Nosotros hemos confirmado que no se necesitan otros agentes, además de las primeras estrellas, para reionizar el Universo”, añade Mateo Tristram, un científico de la Colaboración Planck en el Laboratorio Acelerador Lineal en Orsay, Francia.

El nuevo estudio localiza la formación de las primeras estrellas mucho más tarde de lo que se había pensado en la línea de tiempo cósmica, sugiriendo que la primera generación de galaxias “está al alcance observacional de las futuras instalaciones astronómicas, y posiblemente incluso de algunas de las actuales”, concluyó Puget.