Novedades

Misil de EEUU impacta en satélite espía

Misil de EEUU impacta en satélite espía
WASHINGTON (Reuters) - Un misil lanzado desde un buque de guerra de la Armada de Estados Unidos impactó un satélite defectuoso usado para espionaje a 247 kilómetros sobre la Tierra, en un intento por destruir su tanque de combustible tóxico, informó el Pentágono.

Aún es demasiado pronto para poder confirmar si el tanque de combustible había sido destrozado en la operación realizada sobre el Océano Pacífico, dijo el Pentágono en un comunicado, pero una fuente militar de alto rango dijo que los primeros indicios sugerían que se logró el objetivo.

Washington dice que su objetivo es evitar que el tanque de hidracina del satélite provoque algún tipo de daño a la población. Rusia y China han expresado su preocupación acerca de la operación. Moscú sugirió que podía ser usada para encubrir la prueba de una nueva arma espacial.

El misil SM-3 fue disparado desde el barco USS Lake Erie en el Pacífico alrededor de las 0.26 hora del este (0326 GMT), dijo el Pentágono en un comunicado.

"Una red de sensores de tierra, aire, y espaciales confirma que las fuerzas armadas estadounidenses interceptaron al satélite fuera de servicio de la Oficina Nacional de Reconocimiento, que estaba en su órbita final antes de ingresar a la atmósfera terrestre," agregó el documento.

"La confirmación de que el tanque de combustible ha sido fragmentado debería estar disponible dentro de las próximas 24 horas," señaló el comunicado.

La fuente militar de alto rango dijo que el misil impactó al satélite cerca de tres minutos después del lanzamiento.

"Hay un buen indicio de que el tanque de combustible fue alcanzado porque hubo una explosión," señaló la fuente, quien hizo declaraciones en condición de anonimato.

Un periódico estatal chino acusó el jueves a Washington de hipocresía por criticar las ambiciones espaciales de otros países, al rechazar un tratado propuesto por China y Rusia de prohibir armas en el espacio y disparar un misil contra el satélite espía.

China dijo que estaba monitoreando la destrucción del satélite por parte de Washington.

"El bando chino continúa siguiendo de cerca la acción estadounidense, la cual podría influenciar la seguridad del espacio exterior y dañar a otros países," dijo el portavoz del Ministerio de Defensa Liu Jianchao en una conferencia de prensa.

El misil impactó el satélite de 2.270 kilogramos mientras viajaba a través del espacio a más de 27.400 kilómetros por hora, dijo el Pentágono.

"Debido a la altura relativamente baja del satélite en el momento del impacto, los escombros comenzarán a reingresar a la atmósfera terrestre inmediatamente," añadió.

"Casi todos los escombros se quemarán al reingreso dentro de 24 a 48 horas y los restos deberían reingresar dentro de 40 días," señaló.

Algunos expertos espaciales han cuestionado la justificación del Pentágono para la misión, diciendo que las posibilidades de que cualquier parte del satélite causara daño eran extremadamente remotas.

Pero funcionarios del Pentágono han negado acusaciones de que querían destruir el satélite para evitar que partes clasificadas de la nave espacial cayeran en manos de potencias rivales.