Novedades

La Astrónoma que Resuelve Crímenes

La Astrónoma que Resuelve Crímenes
Se llama Silvina De Biasi, es argentina y experta astrónoma que ayuda a resolver delitos observando las estrellas.

por Laura Plit

 

"Escuché un ruido, era de noche y no se veía nada... Pensé que era un ladrón y por eso le disparé".

Este bien podría ser uno de los argumentos utilizados por una persona implicada en un homicidio para justificar sus actos y defender su inocencia.¿Pero fue aquella realmente una noche oscura, en la que no se podía ver nada sin encender la luz?

 

Estas y otras dudas similares -que pueden resultar decisivas en un caso- son precisamente las que la astrónoma argentina María Silvina De Biasi ayuda a resolver.

 

Jueces, fiscales y secretarios en Argentina recurren a los servicios de De Biasi, quien desde hace cerca de 30 años se ocupa de determinar la posición exacta de los astros en un momento y un lugar determinado para que el poder judicial cuente con los elementos necesarios para llegar a un veredicto.

 

Accidentes de tránsito

 

No todos son crímenes.

 

"He respondido también en casos de accidentes automovilísticos que ocurren cerca de la hora de la salida o la puesta del Sol, donde alguien puede argumentar que la luz del Sol los había cegado", le explica la astrónoma a BBC."También he contestado oficios en caso de lesiones culposas o problemas entre vecinos por la sombra que produce una construcción sobre una casa o por cuestiones laborales".

 

Su análisis tiene una validez en un rango de 50 kilómetros, siempre y cuando las condiciones meteorológicas sean buenas, aclara, algo que la Justicia deber verificar con la oficina meteorológica.

 

"Si el delito fue por la noche, me fijo en qué fase estaba la Luna, porque en Luna llena o un día antes o después, ésta ilumina mucho y eso puede cambiar las condiciones del lugar del hecho", dice la investigadora.

 

Para hacer sus cálculos De Biasi consulta "las efemérides que hacen los astrónomos en base a un modelo de cómo se mueve la Tierra alrededor del Sol y de cómo se mueve la Luna alrededor de la Tierra" y las coordenadas geográficas del lugar, y utiliza también programas de simulación especiales para corroborar la ubicación de los astros.

 

"Con todo esto calculamos en el presente, el futuro y el pasado cuál era la posición del Sol en el cielo en un lugar determinado del planeta", dice.

 

"Más cerca de la gente"

 

No obstante, ésta no es su ocupación habitual. Normalmente la astrónoma investiga cómo se mueven en nuestra galaxia las estrellas mucho más jóvenes que el Sol, da clases en la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad de la Plata (UNLP), se dedica a la divulgación científica y dirige un curso de capacitación a docentes de primaria y secundaria sobre temas de astronomía.

 

Los casos judiciales, como los que mencionamos antes, sólo los recibe entre tres y cuatro al año.

 

Pero eso no significa que para ella se trate de algo menor.

 

"Cuando me llega un oficio dejo todo lo que estoy haciendo y lo respondo enseguida", comenta. "Es mi responsabilidad contestarlo lo más rápido posible y hago todo dos veces y lo verifico muy bien antes de remitirlo al poder judicial", dice, sabiendo que su respuesta puede cambiar el destino de una persona. Normalmente "investigo estrellas que están muy lejanas. En cambio esta es una tarea útil para la sociedad y puede ser decisiva en algunos casos", explica. "Esto me hace sentir mucho más cerca de la gente".

 

Trabajo a ciegas

 

Aunque sus informes sean cruciales para resolver un caso, De Biasi no está al tanto de los resultados. Ni tampoco, en la mayoría de los casos, conoce la razón por la que la Justicia requiere su opinión. Los pedidos de informe llegan a su oficina sin especificar el motivo. "A lo sumo tienen un encabezado", dice, "pero yo no estoy interiorizada con el caso".

 

La astrónoma tampoco recibefeedback sobre la influencia de su informe.

 

"La verdad que es una pena", se lamenta, "así uno podría saber si su aporte fue valioso o no".

 

De todas maneras, dice que continuará con esta responsabilidad hasta que se jubile. Solo ahí pasará el testigo a otro astrónomo, a quien se encargará de pasarle su experiencia de tantos años en este curioso oficio.