Novedades

Encuentran Exoplaneta Repleto de Agua

Encuentran Exoplaneta Repleto de Agua
Un equipo de astrónomos del Reino Unido han usado los telescopios espaciales Hubble y Spitzer de la NASA para estudiar la atmosfera del exoplaneta WASP-39b y se han dado con la sorpresa que ese planeta gigante a 700 años luz de distancia tiene tres veces más agua que Saturno a pesar de tener casi la misma masa.

De acuerdo a la nota de prensa publicada por NASA, aunque ningún planeta como este reside en nuestro sistema solar, WASP-39b puede proporcionar nuevos conocimientos sobre cómo y dónde se forman los planetas alrededor de una estrella. Este exoplaneta es tan único que, mientras más aprendamos sobre su complejidad, más aprenderemos sobre nuestros propios orígenes. Esta última observación es un paso importante hacia la caracterización de estos mundos.

 

Aunque los investigadores ya sospechaban la existencia de agua, se sorprendieron por la cantidad que encontraron en este "Saturno caliente". Debido a que WASP-39b tiene mucha más agua que nuestro vecino, debe haberse formado de manera diferente.

 

wasp-39

 

La cantidad de agua sugiere que el planeta en realidad se desarrolló lejos de la estrella, donde fue bombardeado por una gran cantidad de material helado. WASP-39b probablemente tuvo una interesante historia evolutiva a medida que migró, realizando un largo viaje a través de su sistema planetario y tal vez destruyendo otros objetos planetarios en su camino.

 

"Necesitamos mirar hacia afuera para poder entender nuestro propio sistema solar", explicó la investigadora principal Hannah Wakeford del Space Telescope Science Institute en Baltimore, Maryland, y la Universidad de Exeter en Devon, Reino Unido. "Pero los exoplanetas nos muestran que la formación de planetas es más complicada y más confusa de lo que pensábamos que era. ¡Y es fantástico!"

 

Wakeford y su equipo pudieron analizar los componentes atmosféricos de este exoplaneta, que es similar en masa a Saturno pero profundamente diferente en muchos otros aspectos. Mediante la disección los colores de la atmósfera del planeta, el equipo encontró evidencia clara de agua. Esta agua se detecta como vapor en la atmósfera. Utilizando los telescopios Hubble y Spitzer, el equipo ha capturado el espectro más completo posible de la atmósfera de un exoplaneta con la tecnología actual.

 

"Este espectro es hasta ahora el mejor ejemplo que tenemos de cómo es una atmósfera de exoplanetas", dijo Wakeford. "WASP-39b muestra que los exoplanetas pueden tener composiciones muy diferentes a las de nuestro sistema solar", dijo el coautor David Sing de la Universidad de Exeter en Devon, Reino Unido. "Afortunadamente, esta diversidad que vemos en los exoplanetas nos dará pistas para descubrir todas las formas diferentes en que un planeta puede formarse y evolucionar".

 

Ubicada en la constelación de Virgo, WASP-39b gira una vez cada cuatro días alrededor de una estrella tranquila, similar al Sol, llamada WASP-39. El exoplaneta se encuentra actualmente más de 20 veces más cercano a su estrella que la Tierra al Sol y siempre tiene el mismo lado de cara a su estrella en un fenómeno llamado acoplamiento de marea. La temperatura del lado que siempre da a su estrella es de unos 776,7 grados Celsius aunque los poderosos vientos transportan calor desde el lado diurno del planeta hasta el lado nocturno, manteniéndolo a una temperatura similar.

 

Aunque los astrónomos le llaman "Saturno caliente", no se sabe si WASP-39b tiene anillos. En cambio, tiene una atmósfera hinchada que está libre de nubes a gran altitud, lo que permite a Wakeford y su equipo mirar hacia sus profundidades.

 

El siguiente paso para Wakeford será el de utilizar el Telescopio Espacial James Webb, cuyo lanzamiento está programado para el próximo año, con el fin de obtener un espectro aún más completo del exoplaneta. Webb podrá dar información sobre el carbono atmosférico del planeta, que absorbe la luz en longitudes de onda infrarrojas más largas de lo que Hubble puede ver. Al comprender la cantidad de carbono y oxígeno en la atmósfera, los científicos pueden aprender aún más sobre dónde y cómo se formó este planeta.