Novedades

Muchos Astros del Cinturón Principal de Asteroides Se Formaron Fuera del Mismo

Muchos Astros del Cinturón Principal de Asteroides Se Formaron Fuera del Mismo
Muchos de los objetos que se encuentran en la actualidad en el cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter quizá se formaron en los confines del sistema solar, según un equipo internacional de astrónomos dirigidos por científicos del Instituto de Investigación del Sudoeste (SwRI por sus siglas en inglés).

Hal Levison del SwRI y su equipo utilizaron simulaciones numéricas para mostrar que algunos objetos de tipo cometario que estaban en un disco exterior a la órbita original de los planetas fueron dispersados a través del sistema solar durante una fase violenta de evolución planetaria.

El sistema solar suele ser considerado como un lugar bastante estable, donde los cambios ocurren gradualmente durante cientos de millones o miles de millones de años. Los nuevos modelos de formación planetaria indican que, sin embargo, la arquitectura del sistema solar experimentó fuertes conmociones en ocasiones específicas.

En particular, ahora parece probable que hace aproximadamente 3.900 millones de años, los planetas gigantes de nuestro sistema solar (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) se reorganizaron en un turbulento tumulto. Este último acontecimiento trascendental de evolución planetaria parece que afectó a casi cada rincón del sistema solar.

Con las muestras recogidas en la Luna por los astronautas del programa Apolo, se identificaron por primera vez pruebas decisivas de este acontecimiento. Estas muestras nos hablan sobre un antiguo bombardeo catastrófico en el que grandes asteroides y cometas chocaron contra la Luna.

Los científicos ahora reconocen que este acontecimiento no estuvo limitado únicamente a la Luna; también afectó a la Tierra y a muchos otros cuerpos del sistema solar.

Las mismas condiciones dinámicas que provocaron el caos planetario también condujeron a la captura en el cinturón de asteroides de algunos objetos que después provocarían impactos.

Una vez en el cinturón de asteroides, los objetos cometarios comenzaron a colisionar entre ellos y con los asteroides. El modelo usado para el estudio muestra que los cometas se fragmentan de forma relativamente fácil cuando chocan contra algo, al menos cuando se les compara con asteroides típicos. Fue inevitable que algunos fragmentos acabasen colisionando contra asteroides, la Luna y la Tierra.

El equipo cree que no son accidentales las sorprendentes semejanzas entre algunos micrometeoritos que caen sobre la Tierra y las muestras cometarias recogidas por la misión Stardust de la NASA.

En general, el cinturón principal de asteroides contiene una diversidad sorprendente de objetos que van desde mezclas primitivas de hielo y roca hasta rocas ígneas. El modelo estándar utilizado para explicar esto asume que la mayoría de los asteroides se formó en su lugar a partir de un disco primigenio que experimentó cambios químicos radicales dentro de esta zona. Los nuevos resultados ponen en entredicho la validez de este modelo, y abren una nueva perspectiva.