Novedades

El Planeta Zombie (Fomalhaut b) puede que no esté solo

El Planeta Zombie (Fomalhaut b) puede que no esté solo
Es raro Fomalhaut b. Situado a 25 años luz de la Tierra en la constelación de Piscis Austrinus, este planeta se ha ganado el sobrenombre de «zombi» por su curiosa historia. Fue descubierto por el telescopio espacial Hubble en 2008 dentro de un enorme anillo de escombros que rodea su estrella, pero pronto muchos científicos rechazaron su existencia. Sin pruebas contundentes a su favor, el pobre Fomalhaut b fue eliminado de la lista de mundos extrasolares. Sin embargo, el planeta volvió a dar muestras de su existencia en octubre del pasado año. Ahora, nuevas observaciones revelan que se mueve en una órbita tan extraña como él mismo y que, quizás, tiene compañía. Otros cuerpos planetarios pudieron darle un buen empujón gravitacional para colocarle donde ahora se encuentra.

El Planeta que volvió de la muerte

El Planeta que volvió de la muerte
El planeta extrasolar Fomalhaut b, situado en la constelación Piscis Austrinos a 25 años luz de la Tierra, fue descubierto en noviembre de 2008 por la aguda vista del telescopio Hubble. Se trataba del primer mundo fotografiado en luz visible alrededor de otra estrella. Estaba ahí, escondido dentro de un enorme anillo de escombros que rodea su estrella anfitriona. Sin embargo, muchos científicos rechazaron la existencia del planeta, que creían imposible. Sin más pruebas en su favor, Folmalhaut b fue eliminado de la lista de nuevos mundos descubiertos más allá del Sistema Solar. Pero el planeta ha vuelto a aparecer. Una revisión de los datos del Hubble ha reanimado la hipótesis de su existencia. El estudio sugiere que es un mundo raro y posiblemente único que está completamente envuelto por el polvo.

Así nos descubriría un extraterrestre

Así nos descubriría un extraterrestre
Nuevas simulaciones realizadas por supercomputadoras con miles de granos de polvo han conseguido recrear cómo nos descubrirían unos hipotéticos y lejanísimos astrónomos extraterrestres que estuvieran buscando planetas. A no ser que dispongan de una tecnología tan desarrollada que no podamos ni imaginarla, según los científicos de la NASA responsables del proyecto, para unos observadores estelares la Tierra es algo inapreciable y sólo se darían cuenta de la existencia del Sistema Solar gracias a la presencia de Neptuno.

Los 394 planetas conocidos

Los 394 planetas conocidos
Antiguamente los planetas eran puntos en el cielo. A medida que fue pasando el tiempo, sin embargo, esas luces en el cielo comenzaron a ser tratadas, por lo menos en círculos intelectuales selectos, como objetos, y finalmente como lugares. Esta revolución llegó, en gran medida, con la invención del telescopio. Más allá de los cortos sentidos humanos, se escondían muchos mundos más a ser descubiertos.

Encuentran planeta predicho en 2006

Encuentran planeta predicho en 2006
No ocurría algo similar desde el descubrimiento de Neptuno en 1846. En 2006, la astrónoma Alice Quillen, de la Universidad de Rochester, predijo que un planeta de talla y órbita particular debía ocultarse tras el polvo de su estrella. El pasado diciembre, la Universidad de Rochester puso en línea el descubrimiento: el planeta fue fotografiado por el telescopio espacial Hubble.

Otro Sol, otros Planetas...

Otro Sol, otros Planetas...
(Ampliamos la noticia de ayer) Los astrónomos ya habían descubierto 322 planetas en otras estrellas, pero nunca más de uno por estrella, y siempre por métodos indirectos. Lo de hoy sí que parece un sistema solar. Incluso a simple vista. Se trata de tres planetas orbitando en torno a la estrella HR 8799, a 128 años luz de la Tierra, en la constelación Pegaso. Y los científicos los han fotografiado directamente con los telescopios del observatorio de Mauna Kea, en Hawai.

Científicos consiguen fotografiar mundos en otros sistemas planetarios

Científicos consiguen fotografiar mundos en otros sistemas planetarios
La existencia de planetas en otros sistemas solares ha sido definitivamente confirmada gracias al poder de la imagen. En dos asombrosos estudios que recoge la revista Science, se ofrecen los retratos y los relatos de estos mundos extraterrestres.