Novedades

Habría un eco de las primeras estrellas

Habría un eco de las primeras estrellas
Cuando el universo todavía era joven, ellas ya estaban muriendo. Las primeras estrellas que iluminaron el cosmos con su luz eran monstruos toscos. Vivieron rápido, y brillaron y murieron con fuerza, explotando o colapsando en agujeros negros masivos a tan sólo mil millones de años del Big Bang, para nunca volver a ser vistas

Pero quizás hayan dejado algo, un zumbido de ondas de radio emitidas por partículas muy energéticas escupidas por el gas que rodea a estos agujeros negros. ¿Fue escuchado este zumbido?

Alan Kogut, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard, de la NASA, afirmó que ésta es al menos una explicación "salvajemente especulativa" para una misteriosa estática de radio que parece llenar el universo. Kogut lideró el equipo que accidentalmente descubrió esa señal mientras escudriñaba los cielos en julio de 2006, con un equipo muy sensible de receptores de radio llamados Arcade.

En cuatro artículos presentados en conferencia de prensa esta semana durante un encuentro de la Sociedad Astronómica Americana, de los Estados Unidos, el doctor Kogut y sus colegas subrayaron que no saben realmente de dónde proviene esta señal y esperan que los físicos teóricos se hagan eco de este interrogante.

Han sido especialmente muy cuidadosos en explicar lo que no es esta señal: rastros de galaxias distantes o de partículas de materia oscura. La idea de que la señal de radio se originó a partir de agujeros negros producidos por las primera estrellas resulta, por lo tanto, atractiva. "Si los resultados del Arcade están vinculados con esa época -dijo Kogut-, ésta es una de las muy pocas pruebas que tenemos de cuando se formaron las primeras estrellas."

Una generación perdida

Lo que plantea Kogut es que la nueva señal provendría de un tiempo previo a que el universo produjera polvo. El polvo creció con el tiempo a medida que las estrellas producían elementos pesados llamados metales, como el carbono, el silicio y el oxígeno, que formaron el polvo y luego fueron expulsados al espacio.

Los astrónomos conocen dos tipos de estrellas: las llamadas Población 1, como el Sol, y un grupo más antiguo llamado Población 2, que son más pequeñas, más rojas y más viejas. Pero durante mucho tiempo se ha especulado con la existencia de una generación perdida, llamada Población-3, que estaba formada por hidrógeno puro y helio generados en el Big Bang.

Las vidas y propiedades de esas estrellas, dijo Kogut, han sido objeto de debate, y su colapso en agujeros negros podría haber producido ondas de radio como las observadas. "Pero por ahora esta interpretación es una especulación", dijo.