Novedades

Mal Tiempo para llegar a Marte, Phoenix...

Mal Tiempo para llegar a Marte, Phoenix...
La sonda americana Phoenix, que debe posarse sobre Marte el próximo 25 de mayo, podría ser recibida por un comité de recepción formado por tornados de polvo, los "diablos de polvo" (dust devils) que recorren incansablemente el suelo del planeta rojo.
Los tornados de polvo aparecen durante las horas más calientes del día. El calor del suelo se transmite a la capa de aire situada por encima de él, creando un movimiento ascendente y ese aire es reemplazado en seguida por aire más frío. Con ese movimiento, la columna de aire empieza a arremolinarse formando un torbellino, un proceso que se auto intensifica. Finalmente, este torbellino genera la suficiente fuerza como para levantar los granos de polvo que recubren el suelo y el torbellino se vuelve visible. Un nuevo "dust devil" se ha formado.

Este fenómeno se produce también sobre la Tierra, y prácticamente en todas las latitudes y en las mismas condiciones. Pero la débil presión atmosférica marciana (6 hectopascales por término medio contra los 1.013 de nuestro planeta, N. del T.; La media a nivel del mar) aumenta considerablemente sus dimensiones. Mientras que las versiones terrestres miden raramente unas pocas decenas de metros de altura, sobre Marte son frecuentes los de 2 000 metros de altura, con valores registrados de hasta 9 000 metros.

Además, mientras que nuestros remolinos duran sólo algunos minutos, los "dust devils" marcianos sobreviven a menudo algunas horas recorriendo distancias considerables, levantando incansablemente el polvo del suelo y lanzándolo a la atmósfera. Se sospecha por otra parte, que son los responsables del color marrón-amarillo de la misma.

La sonda Mariner 9 (1971) y las Viking (1976) fueron los primeros en observar los “dust devils” sobre Marte. Más tarde, el pequeño robot Pathfinder nos transmitió imágenes detalladas, y uno de ellos incluso le pasó por encima enloqueciendo los sensores de su estación meteorológica.


”dust
Esta imagen tomada por la MRO* muestra en la elipse la zona de aterrizaje prevista de la Phoenix, de 100 kilómetros de longitud. En el centro de esta está marcado el emplazamiento de los dos "dust devils" fotografiados en la siguiente imagen. © NASA/JPL (pulsar sobre la imagen para ampliarla)



Los primeros pasos de la meteorología marciana.

Gracias a la precisión de las imágenes de la Mars Global Surveyor, se ha puesto en marcha un estudio sistemático de estas formaciones efímeras, la gran mayoría de las imágenes mostraban una colección de estos torbellinos a punto de recorrer, o recorriendo, las planicies marcianas.

Mejor que la visión directa, la sombra proyectada por los "dust devils" permite reparar en ellos fácilmente, y también calcular la altura. Mejor todavía, levantando la fina capa de polvo claro que recubre el suelo, los torbellinos dejan detrás de ellos un rastro sombrío que puede marcar las vastas planicies marcianas durante meses, conservando la memoria de sus trayectos. Éstos aparecen a menudo rectilíneos pero el trazado puede dibujar rizos, espirales, incluso vueltas atrás independientemente del relieve.

El impacto de los "dust devils" sobre la meteorología marciana es todavía mal conocido. Los científicos sospechan que desempeñan un papel preponderante en la presencia de polvo atmosférico, incluso más esencial todavía, que las tempestades. La interacción que pueden tener con los instrumentos en el suelo, o las futuras misiones tripuladas, tienen también que ser estudiadas.


”dust
Dos tornados de polvo y sus sombras aparecen en esta imagen de la MRO. © NASA/JPL (pulsar sobre la imagen para ampliarla)



¿Qué tipo de terreno favorece su formación, o por el contrario la previene? Tales estudios están en los programas de las próximas sondas marcianas, como Phoenix. Justamente, MRO en órbita alrededor del planeta rojo, acaba de transmitir nuevas imágenes de la zona de aterrizaje de la Phoenix donde aparecen "dust devils". En el momento de la toma de esta imagen, la primavera tocaba a su fin y el terreno apenas acababa de librarse del frost (suelo helado) del invierno precedente.

En la imagen anterior, aparecen dos "dust devils". Al primero se le estima una altura de 590 metros gracias a su sombra, el penacho de polvo se eleva hasta los 920 metros. El segundo mide 390 metros y su penacho sube hasta los 790 metros. Las pequeñas zonas blancas visibles en otras partes de la imagen, muestran regiones donde el frost aún perdura.



* Mars Reconnaissance Orbiter: Orbitador de Reconocimiento de Marte.